domingo, septiembre 04, 2011

Explorando mis límites: un paso más

En el camino de encontrar mis límites físicos y mentales, estoy dispuesto a dar un paso más allá. El anterior reto, acabar el Maratón de Madrid, fue duro pero asequible con entrenamiento y esfuerzo. De hecho acabamos en el nada desdeñable tiempo para ser mi primer maratón de 3h49', consiguiendo reducir la marca personal de mi compañero y amigo David

Como ya saben, el año pasado me presenté a dos pruebas de 100 kilómetros en 24 horas. En la primera, los 100 kilómetros de Colmenar, tuve que abandonar en el kilómetro 73 por molestias musculares. La segunda, Madrid - Segovia por el Camino de Santiago, la terminamos en algo más de 23 horas.  Ambas, cada una a su forma, fueron una experiencia de esfuerzo físico y mental, sentimientos y emociones dignas de recordar y que ya han quedado grabadas en mi historia personal.

En la feria del MAPOMA de este año, cuando fui a recoger el dorsal y el chip del maratón, los de Madrid-Segovia tenían un puesto para promocionar esta maravillosa marcha. En las paredes del stand había fotografías de muchos corredores y marchadores que participaron en la primera edición y tuve ocasión de volver a emocionarme al ver la foto en la que salimos Fernando y yo llegando a meta. En el puesto había gente que estuvo en el punto de control de la Fuenfría, por donde pasamos de madrugada, y pude agradecerles en persona el calor y los ánimos que nos transmitieron a pesar de llevar allí horas y horas abasteciéndonos a los corredores y marchadores con leche caliente, agua y algo que llevarnos a la boca. Me quito el sombrero. Encontrar el puesto de la marcha no fue casual. Yo sabía que estaba allí y fui para inscribirme y así lo hice.

Aquel día sólo tenía en mente el Maratón de Madrid y el inscribirme fue casi un acto reflejo rodeado de un halo de emociones muy fuertes. Mi recuperación ha sido algo accidentada después del maratón (otro día contaré la importancia de usar las zapatillas adecuadas) y después de las tres semanas de descanso después del triatlón me encontraba bastante bien física y anímicamente. Desde hace algo menos de dos años, cuando tengo que tomar una decisión importante, reflexiono corriendo y así hice esta vez. Salí a correr y me di cuenta de que necesitaba enfrentarme a un nuevo reto, que necesitaba encontrarme de nuevo luchando contra mí mismo, quería sentirme al límite una vez más. Hacer los 100 kilómetros de Madrid Segovia andando, aunque suene pretencioso, no era un reto en sí mismo, sobre todo si tenía en cuenta que casi la mitad ya la podía hacer corriendo. Sentía la necesidad de ir un paso más allá así que decidí que este año afrontaría los 100 kilómetros de Madria a Segovia corriendo.

El 1 de julio empecé un entrenamiento guiado por mi amigo Dani que es nutricionista y especialista en alto rendimiento deportivo, quien por cierto está estos días participando en la durísima Transalpine Run y a quien mando todas mis fuerzas. Durante los últimos dos meses he seguido a rajatabla las rutinas que me marcó y a día de hoy me encuentro muy fuerte física y mentalmente para afrontar este reto que me he propuesto.

A día de hoy no hay un objetivo temporal planteado, ni creo que lo habrá, al menos no público. Lo importante es cruzar la meta una vez más y hacerlo habiendo disfrutado lo máximo posible.

Quedan dos semanas. Lo difícil ha pasado, lo que queda son apenas un par de tiradas de 30 y 20 kilómetros y una semana de descanso. Hay ganas de calzarse las zapatillas una vez más, plantarse en la línea de salida y durante horas simplemente correr, seguir hacia delante, un paso tras otros, una zancada tras otra, un latido tras otro...

Si quieren encontrarme pueden buscarme el sábado 17 de septiembre a las 9 de la mañana en el Paseo de las Alamedillas aunque quizá puedan encontrarme bajo el acueducto de Segovia a lo largo del sábado o de la madrugada del domingo.

4 comentarios:

Fer dijo...

Joder, me descubro anti la fuerza de voluntad y las ganas que demuestras. Muchos ánimos desde la segunda planta :)

Oso dijo...

Fer: cuando uno está motivado es capaz de mucho, sin embargo, de segunda planta nada o acaso tengo que recordarte que hace aproximadamente un año luchamos juntos 37 kilómetros y cruzamos la meta codo con codo, los dos o ninguno por nuestros cojones. Nos vemos en la salida.

Disfruta y sé feliz.

Msx2001 dijo...

Mucha suerte en la carrera.

Nos vemos en espiritu!!

Saludos desde la nacion.

Oso dijo...

Msx2001: gracias. Hará más falta fuerza y fortaleza que suerte.

Disfruta y sé feliz.