lunes, diciembre 27, 2010

Disfruta el camino y las pequeñas cosas

Hacía tiempo que no reflexionaba con ustedes, sin embargo, hoy me he sorprendido argumentando, hablando de la felicidad, y no he podido evitar compartirlo. Desde luego no se trata de una verdad absoluta sino, como diría un buen amigo mío, es mi verdad. Aquí está:
Grandes cosas maravillosas ocurren una, dos o a lo sumo tres en la vida, grandes cosas tenemos una o dos al año, sin embargo, pequeñas cosas buenas tenemos todos los días.
Y teniendo en cuenta que durante el camino hacia las grandes cosas maravillosas es donde ocurren las pequeñas cosas buenas, debemos aprender a disfrutarlas, es lo que nos hace disfrutar el camino.

¿En qué medida la suma de todas las pequeñas cosas que nos pasan cada día supera a las grandes cosas maravillosas? No creo que se trate de suplir uno con otros sino de aprender a apreciarlos en su justa medida. Tampoco creo que se trate de dejar de apreciar, ni loco, las grandes cosas maravillosas de la vida sino más bien aprender a apreciar las pequeñas cosas buena del día a día.

Como ya digo no es una verdad absoluta universal, sólo se trata de MI verdad absoluta universal.

5 comentarios:

Alberto dijo...

Gracias por compartir tu sabiduría y experiencias con nosotros, David. Hace nada le dejaba a ese buen amigo que compartimos, una reflexión personal: "Que tus deseos se hagan realidad, y que para ello descubras el placer del camino para apreciar en su justa medida la meta. Que en algunos fracases y te levantes, porque así sabrás dosificar tus fuerzas, aceptar lo bueno y lo malo de la vida y salir adelante."

Hoy me despido dando la vuelta a tu despedida: sigue disfrutando y siendo feliz como eres ;)

Feliun dijo...

Gracias por recordarnos esta verdad absoluta que comparto contigo. Mañana cuando me levante, procurare enfocarme a lo largo del dia en esas pequeñas cosas que, en el fondo, nos dan la vida. Y daré gracias por ello.

No, mañana no, de hecho empiezo ahora. Agradezco la pequeña cosa de poder compartir inquietudes y reflexiones con amigos como vosotros. Agradezco dormir lo que me de la gana, agradezco disfrutar de la compañia de mis padres, agradezco...bueno, mejor empiezo mañana. Que si no, hoy no me acuesto.

Anónimo dijo...

Curioso, justo hoy volví a leer el comentario que alguien hizo en un blog acerca de la felicidad. Decía así :

HAZ COSAS DISTINTAS, no es necesaria la búsqueda exclusiva de emociones intensas, basta con introducir novedad. Cambia el escenario, mezcla tus costumbres con otras, déjate seducir por los estímulos más básicos y elementales, mira lo que nunca has visto, escucha lo que no has oído, y prueba sabores que no recuerden a lo mismo de siempre. Y la joya de la corona, CUESTIONA TUS LIMITACIONES. La mayoría de las limitaciones no son dificultades reales, son simples costumbres, el peso implacable del más de lo mismo.

Y es que probablemente, la evolución no nos diseñó para ser felices, nos diseñó para buscar la felicidad, y es precisamente esa búsqueda la que debería hacernos felices. Al fin y al cabo, se trata de escribir la vida, y parece que NADIE la va a escribir por nosotros.

Susana

Oso dijo...

Alberto: gracias por estar ahí consumiendo lo que comparto. Seguiré disfrutando cada día del camino, de las pequeñas cosas, de los pequeños tropiezos, de los pequeños resurgires.

Feliun: gracias.

Susana: no puedo más que darte las gracias por lo que compartes con nosotros. Es cierto que tendemos a simplemente hacer lo que solemos hacer. Me gusta lo de "cuestiona tus limitaciones". Llevo un tiempo haciéndolo y aún sigo sorprendido de lo lejo que podemos llegar.

Disfrutad y sed felices.

Alberto dijo...

No consumo lo que compartes, lo disfruto. Aunque como futuro economista para mí lo uno y lo otro son casi lo mismo, en esto me gusta tener presente la importancia de los matizes ;)

Un abrazo.