domingo, julio 04, 2010

Querer es poder

Creo que a lo largo de toda mi vida he oído esa frase: querer es poder. La he escuchado hasta la saciedad cuando decía: no sé si puedo, la respuesta inmediata solía ser: si quieres puedes. Durante mucho tiempo creí que no era cierto.

De un tiempo a esta parte empiezo a pensar que que querer es poder, pero con matices. Querer significa tener un deseo de que algo ocurra, sin embargo, no por el mero hecho de querer va a ocurrir. Querer significa que pondremos todos nuestros medios para que algo que nos planteemos ocurra y hete aquí donde viene el matiz. Algo que nos planteemos dentro de nuestros límites.

Eso es lo que no se dice, querer es poder, dentro de nuestros límites. Habrá quién esté pensando: quiero volar y no puedo. Falso, puedes, dentro de tus límites. No puedes volar sin ningún artificio, pero puedes volar si te preparas unas alas.

El problema es que no exploramos nuestros límites y curiosamente están mucho más allá de lo que pensamos.

El caso que me trae hoy aquí es deportivo pero lo he comprobado en mi vida profesional. Cuando era pequeño apenas podía correr más de 100 metros sin estar jadeando a punto del desmayo. Hoy he salido a correr y han sido 16 kilómetros en 1 hora 45 minutos lo que he cumplido.

La ruta:


Ver Vuelta a la casa de campo en un mapa más grande

Incluso cuando el año pasado corrí la carrera BBVA, 10 kilómetros, la media maratón me parecía una locura. Hoy me parece un hito alcanzable e incluso superable, no exento de trabajo de preparación, esfuerzo y sacrificio. Y quién sabe si en octubre no lo vuelvo a intentar en otra 100 en 24. Lo sé últimamente en el blog, sólo hablo de deporte pero es que estoy explorando mucho esa faceta del mundo y estoy descubriendo el placer que supone imponerse retos, trabajar para cumplirlos y conseguir que se cumplan. Y sobre todo disfrutar del camino más que del fin.

Exploren sus límites y podrán decir eso de: querer es poder.

4 comentarios:

Alberto dijo...

Y se preguntarán algunos, ¿de dónde se sacan las ganas, la energía? Hablo en mi caso, de un cambio de chip en nuestra cabecita. Cambiar el no por el sí. Esa energía arrolladora que nos lleva a superar cada uno de nuestros límites y descubrir otros nuevos sale de nuestro interior, de nuestro corazón, de nuestra alma.

Por eso no debe sorprendernos que a este caballero tenga tana energía, porque es producto de ese corazón inmenso.

Te dejo unas citas, la primera de uno de mis escritores franceses favoritos, André Gide:

"El secreto de mi felicidad está en no esforzarse por el placer, sino en encontrar el placer en el esfuerzo."

Y la segunda de uno de los compositores que más me gusta, Beethoven:
"Haz lo necesario para lograr tu más ardiente deseo, y acabarás lográndolo."

Un abrazo desde Verín

Oso dijo...

Alberto: antes de nada, gracias por las frases. Me encantan. Sobre de dónde salen las ganas y la energía, realmente no lo sé, simplemente sé que están ahí y mientras estén voy a exprimirlas al máximo. Ya tendré tiempo de quedarme en casa haciéndome el perezoso.

Un abrazo, disfruta y sé feliz.

Paloma dijo...

Corre, Oso, corre y disfruta muchos años. Correr es maravilloso.
Yo descubrí muy tarde el placer de correr (con 55 años) y por desgracia ahora, 11 años más tarde, la edad de mi osamenta (que no viene de oso) me impide correr.

Oso dijo...

Paloma: bueno, si te sirve de ejemplo, en la carrera 100 en 24 a la que asistí (y que desgraciadamente tuve que abandonar a los 73 kilómetros), se presentó un caballero de 75 años que terminó la marcha en 24 horas. Como digo querer es poder dentro de las limitaciones de cada uno. Que no se puede correr pues se anda que también se puede llegar muy lejos a un paso razonable.

Seguiré corriendo, aprovechando que mi osamente y mi osadía me lo permiten.

Disfruta y sé feliz.