domingo, junio 20, 2010

100 en 24: el día después

Pues sí, después de la tormenta viene la calma y para mí el día después se trata de un día de resaca deportiva. 

La marcha 100 en 24 se planteaba como un reto deportivo serio que afrontar y, aunque sabía que mi cuerpo no estaba preparado para ello, necesitaba saber hasta dónde podía llegar. Pues bien, pude cubrir los 73,1 kilómetros que había desde Colmenar Viejo hasta San Sebastián de los Reyes. Superé cinco de las siete etapas y decidí parar porque los últimos 6 kilómetros se me hicieron un auténtico infierno por unas molestias en la pierna derecha. No podía seguir y aunque hubiera podido no lo habría hecho.

Mucha gente se pregunta por qué la gente hace este tipo de cosas. Pues bien me voy a remitir a las palabras de Juan Mora en el artículo que escribió en as.com para la ocasión (el texto resaltado lo he marcado yo):
Pruebas de este tipo ponen de manifiesto el deporte 100% puro. Sin clasificaciones, sin protagonistas, practicado por personas que se sienten felices cultivando una capacidad física que les permite alcanzar metas no exentas de entrenamiento y esfuerzo. Pero el deporte es precisamente eso: superación dentro de unos límites. Mas estos límites se encuentran más lejos de lo que creemos. Los 100 kilómetros en 24 horas lo demuestran. [...] Porque no se trata de una carrera sino de un reto para asombrarnos de hasta dónde somos capaces de llegar. Como era hasta que nos hicimos ociosos.
Próximamente publicaré algunos vídeos que tomé antes, durante y después de la carrera.

2 comentarios:

Alberto dijo...

Totalmente de acuerdo con Juan Mora. Esto me recuerda a una agradable charla que tuvimos tomando un café, la felicidad se encuentra en el camino y no en la meta.

El sudor en la cara, la respiración quemando los pulmones, las piernas a punto de estallar y por delante todo un camino para recorrer. Difícil de entender para los que no practiquen deporte.

Pienso que el deporte no busca una meta, sino que es una meta en sí. ¿Qué opinas?

Un abrazo campeón.

Oso dijo...

Alberto: mucho podría hablar de mi relación con el deporte, de momento diré que para mí el deporte es un medio para llegar a un fin y un fin en sí mismo. El deporte como deporte, simple y llanamente, sin competición, simplemente superarse a uno mismo reto tras reto, pero también es un medio para alcanzar un fin.

Un abrazo, disfruta y sé feliz.