miércoles, marzo 31, 2010

Un post, un rincón (XXXII)

Bueno, en realidad hoy más que "Un post, un rincón" debería titularse "Un post, varios rincones". Norway in a Nutshell es una excursión que propone hacer una visita por varios rincones de Noruega, todos ellos cercanos a Bergen, en un día. Hay la opción de hacerlo en varios días alojándose en los distintos destino, sin embargo, sólo disponíamos de un día para realizar la excursión.

La ruta que realizamos se muestra en el siguiente mapa:


La excursión sale de la ciudad de Bergen, de la que ya les he mostrado alguna fotografía, y se llega en tren regional hasta la estación de Myrdal.


Ahí se coge un tren de los años 40 restaurado que va desde los 866 metros de altitud hasta el nivel del mar, lo que convierte la vía por la que circula una de las más inclinadas del mundo.



La línea Myrdal - Flam está escabada en las montañas y está compuesta de 20 túneles que suman 6 kilómetros a la vera del río.

A mitad de camino el tren hace una parada para que los viajeros se puedan apear y disfrutar de Kjosfossen, una cascada de 93 metros.



La foto no es representativa porque apenas caía un hilillo de agua debido a que la cascada estaba casi completamente congelada.

El siguiente punto es la estación terminal de la línea Flam, que se trata de un pequeñísimo pueblo de 500 habitantes pero que tiene una riqueza natural y paisajística que ya quisieran muchos sitios turísticos del mundo.


Si alguien quiere alojarse allí que sepa que puede hacerlo en el hotel situado a pocos metros del puerto de donde parten los barcos que realizan la travesía a través de los fiordos.


El siguiente trayecto se hace en barco a través de dos fiordos: Sogne y Nærøyfjord.


Por si alguien se lo está preguntando un fiordo es un valle excavado por un glaciar que posteriormente fue invadido por el mar, sin embargo, eso ya será para la próxima entrada de Un post, un rincón.

2 comentarios:

Alberto dijo...

Entre mis viajes de ensueño, está realizar el Transcontinental desde Londres hasta Estambul, pasando por las grandes ciudades europeas. Tendré que anotarme también por lo que veo en tus fotos, este recorrido en tren. Los paisajes naturales que muestras son preciosos y el tiempo, para alguien como yo que disfruta del frío, estupendo.

Me veo apoyado en la ventana del tren, con un buen tazón de café y la mirada perdida en la lejanía de esas montañas y bosques nevados.

A todo esto, me ha gustado mucho la foto de Myrdal donde una pareja se besa a lo lejos. ¡Ahora ya nadie se besa en los andenes!, por lo menos no es tan frecuente. Creo que he vuelto muy sentimental de mis vacaciones de Semana Santa.

Un saludo desde Madrid.

Oso dijo...

Alberto: le doy las gracias desde aquí por regalarme un beso para mi instantánea. Me quedo con tu frase "¡Ahora ya nadie se besa en los andenes!" y la hago mía.

Disfruta.