martes, marzo 23, 2010

De vuelta de Noruega

Esta entrada la estoy escribiendo con un bolígrafo desde el avión de vuelta a casa en el billete. ¿De dónde vengo? Del norte, Oslo, Noruega. Un viaje propuesto por el amigo Feliun y descrito por el mismo como viaje yonki. Yonki por las condiciones: hemos volado con compañías de bajo coste, hemos dormido dos noches en tren para ganarle unas horas al inexorable paso del tiempo, hemos comido bocadillos con la materia prima que compramos en España y hemos viajado con una mochila como equipaje.
Desde el viernes cada día nos ha regalado aventuras, experiencias y sensaciones maravillosas. Deporte, fotografías, comida "exótica", cansancio, diversión, emociones, sensaciones, sentimientos y un sin fin de vivencias me traigo.
Intentaré los siguientes días ir recopilando, organizando y compartiendo fotoso y vídeos que no son pocos.

5 comentarios:

Feliun dijo...

Qué tendrá Noruega que nos cautivó tanto! Ha sido un honor conocer aquellos paisajes tan increíbles contigo.

Alberto dijo...

La envidia me come y reconcome por dentro, por fuera y por todos lados. Ha debido ser un viaje espectacular y fantástico.

Me alegro que ambos lo hayáis disfrutado a tope.

Un saludo desde Madrid.

PD: Tenemos que preparar alguna escapada nene.

Oso dijo...

Feliun: Noruega nos tenía a nosotros, nosotros nos hicimos Noruega fantástica.

Alberto: no puedo negar que ha sido espectacular. Habrá que pensar en escaparse a algún lado, a ver si las aguas vuelven a su cauce y lo vemos.

Disfrutad.

Alvarito dijo...

Al final no ha sido tan yonki el viaje, que se lo digan al reno que nos zampamos, jeje.

Ha sido un viaje espectacular. Me alegro de haberlo hecho con vosotros.

Oso dijo...

Alvarito: es verdad que podía haber sido un poco más yonki pero para ser mi primera vez no ha estado mal. Para mí también ha sido un placer hacerlo con vosotros.

Disfruta.