lunes, enero 18, 2010

Un año que empieza

Pues sí, amigos, un año más que empieza y todos dirán: ¡demonios! Pero si ya casi ha acabado el mes de enero y tú aquí hablando de un año que empieza. Pues sí, no puedo menos que dar excusas y más excusas, sin embargo, no he venido aquí por eso. He venido a hacer revisión de los propósitos que me planteé el año pasado y que revisé hacia marzo.

  • Planificar, planificar y planificar. No lo consigo. Sigo teniendo lagunas de tiempo que no consigo identificar y mucho menos eliminar. Sé que tengo que trabajar en encontrar esos agujeros negros de tiempo y erradicarlos.
  • Cumplir en la medida de lo posible la planificación. Sí es cierto que aquello que planifico termino por conseguirlo, quizá no en el tiempo o fecha límite prefijado pero lo hago.
  • Un clásico, perder 5 kilos (+5). Cumplido, gracias al placer que encontré en correr he conseguido ganar una agilidad de que hacía tiempo que no disfrutaba.
  • Hacer deporte de forma periódica. Se podría decir que, aunque sean períodos muy distantes, practico deporte de forma periódica.
  • Practicar algún deporte nuevo que no haya practicado nunca. Hace unos meses fui a jugar al padel y aunque en mi cabeza no pensaba en eso exactamente puedo decir que lo he cumplido.
  • Hacer al menos 400 kilómetros de El Camino de Santiago en bicicleta. Por diferentes razones este año no ha podido ser. Quizá la nueva década me permita disfrutar de este aventura, sobre todo este año que es Xacobeo.
  • Retomar mi formación profesional. Estoy en ello.
  • Mantener El Rincón Barrido lo más limpio posible. He escrito unas 70 entradas este año pero siendo sincero no estoy en absoluto contento con cómo ha ido este año este lugar.
  • Ser más feliz. Soy feliz.
Este año no dejaré por escrito los propósitos aunque considero que el método ha sido bueno para obligarme a cumplir muchos de ellos. A cambio abro la veda de quejas, comentarios y sugerencias para el 2010 que intentaré cumplir en la medida de lo posible.

Lo sé hablo como si hubiera millones de personas al otro lado de la pantalla, soy consciente de que apenas llegáis a la decena. No importa El Rincón Barrido nació con un propósito y así seguirá. Gracias a los que seguís dedicando vuestro tiempo a barrer conmigo este humilde rincón.

7 comentarios:

Alberto dijo...

Enero es un mes de inicios y regresos. Se comienzan nuevos caminos y otros regresamos de nuestros retiros para vernos otra vez avocados al voraz mundo empresarial y el frenético ritmo de Madrid.

Y como el dueño del Rincón ha cogido la escoba y ha barrido los propósitos que tenía del anterior año, yo también he de decir que he cumplido alguno e incumplido muchos. Así, comenzamos este año conservado algunos de los pasados y añadimos propósitos nuevos.

Al buzón de sugerencias y recomendaciones envió la siguiente reflexión: el genio está dormido, aletargado, invernando. Muchas son las causas de ese sopor. Pero aún así, pequeñas perlas nos ha dejado a los que nos dejamos caer por aquí. Y mientras tengas ganas de seguir barriendo, algunos seguiremos visitando El Rincón.

Saludos desde Madrid.

Oso dijo...

Alberto: pues sí, inicios y regresos, sin embargo, en muchas ocasiones los regresos no soy muy prolongados. Espero que esto no sea así en El Rincón.

Apunto la sugerencia y recomendación y prometo esforzarme por buscar de nuevo la musa. Lo peor de todo es que tengo un par de cosas que tienen trazas de ser algo bueno (al nivel en el que yo me muevo) y no consigo darle vida. Veremos si 2010 es el año.

Un abrazo y disfruta.

Msx2001 dijo...

Veamos como se presentas los acontecimientos, para k puedas ir cumpliendo esos propositos.

Saludos desde la Nacion.

Oso dijo...

Msx2001: espero que tanto para mí como para ti se presente buen año.

Disfruta.

Msx2001 dijo...

Eso espero...

Saludos desde la Nacion.

Neurax dijo...

Te recuerdo para lo del tema deportivo, que una función no periódica se puede considerar como una función periódica de período infinito...


Saludos

Oso dijo...

Neurax: por lo tanto, puedo afirmar que he salido de forma periódica infinitamente. Vamos que tengo cumplido un propósito hasta el infinito o el fin de mis días, lo que antes llegue.

Disfruta.