martes, diciembre 08, 2009

Ciudades imperiales: Viena


2 comentarios:

Alberto dijo...

Perderse entre esa ciudad con sus cafés con encanto, su chocolate, esas calles empedradas. He leído tanto sobre Viena y su vida intelectual tan rica que la tengo tan idealizada que me da miedo viajar y romper ese sueño.

Saludos desde Madrid.

Oso dijo...

Alberto: para alguien como tú que disfruta con la música clásica es una cuidad magnífica.

Disfruta.