lunes, agosto 24, 2009

Cuando correr se convierte...

... en un placer para los sentidos.

Hoy he llegado a Barcelona por trabajo y al terminar la jornada de trabajo, qué mejor forma de acabar el día que dando un amplio paseo por la Fira de Barcelona y Montjuic.


Ver Corriendo por Barna en un mapa más grande

En total han sido 45 intensos minutos y casi 7 kilómetros. Las vistas desde lo alto de Montjuic son incomparables (desgraciadamente no llevaba cámara encima, Google Street View es lo más que les puedo ofrecer):


Cada vez le estoy cogiendo más gusto a esto de correr, sobre todo ahora que las distancias que empiezo a recorrer son considerables.

7 comentarios:

Alberto dijo...

Conozco bien ese recorrido, las veces que ido a Barcelona lo hecho, es un paseo increible.

Disfruta de la Ciudad Condal. Un saludo desde Madrid.

Oso dijo...

Alberto: ciertamente es bonito, yo había estado en Montjuic pero en coche y me perdí muchas vistas.

Disfruta.

Alberto dijo...

Por cierto, me he vuelto el loco hoy cuando comentaste una cosita, pero ni se te ocurra hacer lo que te pasa por esa cabecita :D

Un saludo desde Madrid

Yayo Salva dijo...

Envidio tu férrea voluntad. Sólo de pensar en la correría ya sudo (¿o serán los calores de este verano despiadado?).
Un abrazo.

Oso dijo...

Alberto: cuando nos volvamos a ver ya me explicarás a qué te refieres ya que la memoria no es mi fuerte.

Yayo Salva: gracias Yayo, a veces es más duro psicológica que físicamente.

Disfrutad.

elenacases dijo...

Pues como te piques te pasará como a mí y saldrás varios días a la semana a correr esa distancia y mayores. Y no contento con eso te llevarás tus zapatillas a todos los viajes ya que es el deporte más accesible para practicar.
Un día te cuento por la cantidad de "lugares en el mundo" por los que he corrido durante estos dos últimos años.No lo cambiaría por nada del mundo.
A ver si nos vemos pronto.
Un besazo

Oso dijo...

elenacases: de momento me conformo con acabar 10Km antes del 31 de diciembre en menos de 1 hora. Más adelante ya veremos qué retos se me pasan por la cabeza. De momento, para mañana, meto en la maleta las zapatillas por si puedo salir a correr de nuevo por Barcelona.

Disfruta.