jueves, marzo 19, 2009

Especial frases: años de instituto (y VII)

Para acabar este especial de frases de mis años de instituto quiero compartir con ustedes una anécdota.
Recuerdo que Francisco Mata, mi profesor de filosfía de 3º, de quien ya he comentado una de sus perlas, explicaba sus clases dando vueltas por la clase. Caminaba, a un paso nervioso, por entre las mesas, incluso intentando pasar  por aquellos lugares por los que no cabía. Hacía mover a la gente para poder pasar por aquellos huecos por los que su oronda panza no pasaba.
Solía sentarse en los sitios libres y poner las piernas (que no los pies) encima de la mesa. Un día en ese estado decidí que si él podía poner las piernas encima de la mesa yo también y así lo hice. Francisco, al verme, me observó y me dijo: fíjate en una cosa, mis pies no tocan la mesa y los tuyos sí y eso no me parece correcto. Me di cuenta del detalle así que saqué los pies de encima de la mesa dejando sólo mis piernas en contacto con la tabla de la mesa. Me miró y aprobó mi postura. Y el resto de la clase tomé apuntes cómodamente recostado sobre las incómodas mesa y silla.
Un día haciendo las veces de tutor de curso después de alguna "travesura" nos dio una charla moral. De toda ella tomé nota de la frase con la que deseo terminar este especial de frases. Puesto que Franciso Mata daba sus clases en gallego pondré la frase original y su traducción (no es difícil de entender pero por si acaso):
Co pouco tempo que levamos aquí, non deberíades andar a joder, no sentido máis peiorativo da palabra. No outro, por suposto, todo o que poidades.
Con el poco tiempo que llevamos aquí, no deberíais andar jodiendo, en el sentido más peyorativo de la palabra. En el otro, por supuesto, todo lo que podáis.

7 comentarios:

Rocío dijo...

Un hombre bien sabio, no? :) qué personaje!

Oso dijo...

Rocío: pues sí un hombre bien sabio, aprendí bastante con él y no sólo de filosofía.

Besos.

Alberto dijo...

Sabias palabras, intento ponerlas en práctica siempre que puedo; pero lamentablemente, en los últimos tiempos me cuesta tanto conseguirlo como leer cualquier texto de Heidegger.

Aunque no desfallecemos en el intento ni en lo uno ni en lo otro :D

Saludos desde Madrid.

petardo dijo...

Gran tipo

Oso dijo...

Alberto: que no decaiga el ánimo, lo bueno siempre se hace esperar.

petardo: muy gran tipo, sí.

Un abrazo y gracias por tu tiempo.

Yayo Salva dijo...

Sin duda tu profesor es persona sagaz. No abundan en la enseñanza secundaria.
Un abrazo.

Oso dijo...

Yayo Salva: fue de los pocos que se ganó el respeto de los alumnos diciendo realmente lo que pensaba. Quizá fue el único que realmente tenía interés por enseñarlos algo fuera del ámbito académica, algo sobre la vida. Si abundasen más como él seguro que los chavales respetarían más a los profesores.

Un abrazo y gracias por tu tiempo.