viernes, octubre 03, 2008

Un post, un rincón (XIII)

Parece que las vacaciones fuesen eternas ¿verdad? Cuando uno se divierte y lo pasa bien dicen que el tiempo pasa volando. Nosotros a la vuelta de vacaciones nos dio pena por tener que volver a trabajar, sin embargo, nos llevamos muchos recuerdos y en el viaje de vuelta a Madrid aprovechamos hasta el último momento.
Ese fue el paraje en el que paramos el coche y nos pusimos a comer. Una aldea perdida de la mano de dios sin ruidos, sin humos, sólo tranquilidad.
De paso por León vimos un cartel que ponía: Las Médulas Patrimonio de la Humanidad. ¿Por qué no?
Las montañas oradadas por los romanos para obtener el oro escondido en su interior ha dejado paso a un paisaje curioso y precioso. Además es un paraje irrepetible para hacer senderimos. Nosotros estábamos de paso así que sólo nos paramos en el mirador desde donde tomamos las fotos.
Otra cosa curiosa es que se puede entrar en una de las grutas que hay por donde enchufaban el agua los romanos para hacer saltar por los aires las montañas.

Y así fueron nuestras vacaciones...

3 comentarios:

medula espinal dijo...

Ya conocia el paraje....por fotos de mis padres....

Hay que ir. Tengo clarisimo que me iba a gustar.

SALUDOS

Alberto dijo...

Guauuuuu, no sabía que las Médulas eran tan espectaculares, un destino que me apunto.

Y gracias por haber compartido con nosotros ese viaje, la verdad es que hemos disfrutado mucho con las fotos, las anécdotas, las explicaciones. Los que nos quedamos currando este verano, hemos tenido unas vacaciones virtuales :D muy interesantes jejejeje.

Un saludo desde Madrid.

Oso dijo...

medula espinal: tienes que ir, ahí los paseinis son la leche, además, así cambias tu bosque de Aravaca.

Alberto: tú lo tienes sencillo, desde Verín no queda tan lejos y para pasar el día es un lugar estupendo. Celebro que te hayan gustado las fotografías y espero que el año que viene tengas vacaciones.

Un abrazo fuerte y gracias por vuestro tiempo.