lunes, junio 23, 2008

El Guerrero Cucharilla


Érase que se era una Cucharilla. Valentía. Pasión. Bravura. Ilusión. Casi todo lo que un guerrero debe tener, casi. Fuerza. No tenía miedo. Todo en su corazón era puro. Nada la amedrentaba. Había nacido para ser simple menaje pero tenía alma de guerrero y frente al espejo se veía como tal.

Aquel día se levantó y no sabía que ese sería el primer día de su nueva vida. Estaba en una mesa en aquella sucia sala y alguien vino con el teléfono móvil pegado a la oreja.

- Es que no puedo moverlo. Está fijo -se le oía decir.- No, no he traído. Bueno ahora veo lo que hago.

Colgó el teléfono y se lo guardó en el bolsillo. Suspiró mientras miraba alrededor. Cucharilla cogió aire para hinchar su pecho pues sabía que aquel era su momento, que era entonces o nunca. Él la vió y la cogió. Apretó y vio que no era muy fuerte pero que podría servir.

La lucha fue salvaje pero Cucharilla no cedió ante sus enemigos. Eran cuatro, más pequeños que ella sí, pero también más robustos y entrenados para la ocasión. Cuando estaba a punto de desistir, Cucharilla sacó fuerzas desde los más profundo de su ser y uno a uno los fue derrotando. Todo parecía haber terminado.

Dejó a Cucharrilla encima de una silla y a su lado a los cuatro derrotados que parecían pedir clemencia a su lado. Lo había hecho, se había convertido en El Guerrero Cucharilla.

Nota: la historia es totalmente real. Esa cucharilla me ayudó a desatornillar un ordenador industrial de 15 kilos de un rack en la estación de Cerdanyola del Vallés.

3 comentarios:

raul_ams dijo...

Quien ha sido el bestia que a torturado a esa pobre cucharilla... Propongo la creación de una asociación en defensa de la cucharillas!!! se lo merecen!!!

En serio, admiro tu habilidad para contar hechos tan simples como éste, de esta forma tan ingeniosa.

salu2

Alberto dijo...

Tanto heroísmo, tanta valentía, cuanta entrega y amor al trabajo, creo de deberías proponer como empleado del mes en Deimos a la cucharilla jajajajajaaj, aunque reconozco que a la pobre desde entonces no le ha quedado buen cuerpo.

Un saludo y me uno a Raul_ams en su comentario sobre lo ingenioso de la entrada, ¿será porque eres un INGEniero OSO?, jujujuju

Oso dijo...

raul_ams: celebro que te guste la forma ya que, siendo claro, el contenido es de lo más simple que se puede uno encontrar. Lo curioso es que todos los días nos ocurren cosas de estas, como tú dices hay que retocarlo.

Alberto: pues lo crean o no en Deimos esa cucharilla me salvó de poder electrocutarme. Celebro que os guste porque puede que esto no se quede aquí.

Un abrazo y muchas gracias por vuestro tiempo.