viernes, junio 13, 2008

Despedidas

Era un grupo de siete personas saliendo de trabajar. Tres de ellos se separan dirigiéndose al aparcamiento frente a la estación cuando todo ocurrió.

La chica con la carpeta marrón, del grupo que sigue en línea recta, dice
hasta luego chicos; el chico de la cazadora negra, del grupo de los que se dirigen al aparcamiento, que estaba un poco distraído y ausente, quizá de cansancio, quizá pensando en sus problemas, dice hasta luego. La chica de los zapatos rojos, del grupo que continúa hacia la estación, con los ojos clavados apasionadamente en el chico de la cazadora negra, dice hasta luego, a lo que responde el chico del pelo rizado que se encuentra al lado del chico de la cazadora negra, hasta luego niña. Al oir eso el caballero cuarentón de cabello cano balbucea entre dientes hasta luego chavales, lo cual es seguido de un hasta luego mister de la chica rubia con tacones de unos diez centímetros embutida en unos vaqueros de pitillo. La chica bajita de pelo rapado con un pendiente en la ceja mirando al grupo que se separó dice hasta mañana.

Todo eso en diez segundos.

6 comentarios:

Alberto dijo...

Escueto y sencillo, breve y concreto, me gusta, deja tantos interrogantes abiertos, de qué se conocen, qué les preocupa, de dónde vienen, etc, etc, podemos hacer suposiciones, pero todo queda resumido a una despedida. Es como un lienzo expresionista, pinceladas aquí y allá, sobre los personajes, el lugar, la historia que ocurre, pequeñas manchas de pintura desfiguradas que al observar el final acaban formando un cuadro.

Un saludo nene

Rocío dijo...

Después del comentario tan exquisito que ha hecho Alberto, ya me contarás qué quieres que te escriba yo! jejeje...
Pos eso, que un besillo ;)

oLiMpia dijo...

HE que habilidad tienes para los escritos de las historias, muy bueno, que estaremos pasando seguido por aquí.

Oso dijo...

Alberto: con esto demuestras que la inspiración te visitó en el mismo instante en que empezaste a escrivir el comentario.

Rocio: hasta a mí se me hace difícil saber qué responder.

oLiMpia: gracias, aquí siempre hay hueco para quien quiera leer.

Besos y muchas gracias por vuestro tiempo.

Nuska dijo...

Me gustó el relato,(envidia sana por los que saben escribir)un hasta luego,se despiden y cada uno continua con su vida.Saludos.

Oso dijo...

Nuska: celebro que te guste. La envidia es, en muchas ocasiones, algo que nos hace evolucionar como personas y/o como profesionales.

Besos y gracias por tu tiempo.