sábado, enero 05, 2008

Queridos Reyes Mágicos

- Hola Wálfred.
- No tengo tiempo. Tengo mucha prisa.
- ¿Dónde vas?
- Voy corriendo a correos a echar la carta a SSMM.
- ¡Ah! Vas a felicitar al Juancar por su cumpleaños, ¿no? Yo le mandé una ensaimada como regalo.
- ¿Juancar? ¿Quién demonios es ese? Además ese sólo es uno y yo he dicho SSMM, doble S, doble M. Sus Majestades.
- Pero Sofi no cumpleaños.
- ¡Demonios! Jólfred, ¡no te enteras de nada! ¡A los Reyes Mágicos! Voy a echar la carta a los Reyes Mágicos.
- ¡Pero qué dices! La carta ya no llegará a tiempo. Ven conmigo que la vamos a enviar a través de Internet.
- ¡Internet! ¿Qué es eso?
- Pues es una de las razones por las que tú existes. Ven sígueme.

- A ver, dame la carta que la vamos a enviar a través de esta página web que tiene conexión directa con SSMM. A ver díctamela.
- Ahí va:
Estimadas Majestades,

Este año he sido un niño bueno, he ayudado a las viejecitas a cruzar la calle, he cedido mi asiento a la gente que lo ha necesitado y apenas he dicho tacos. En resumen, he sido un niño bueno. Así que este año espero que me concedáis todos los regalos que os detallo a continuación. Quiero:
Si por alguna casualidad alguno de los anteriormente citados no estuviera disponible, cosa que dudo, el regalo complementario es un boleto de la primitiva con seis aciertos que me permita adquirir por mis propios medios dichos regalos.

Esta noche les dejaré el mueble bar abierto y la nevera bien indicada para que se sirvan lo que ustedes tengan a bien.

Un saludo cordial,

Wálfred W.T.
- Ahora le damos a Enviar y aquí tenemos la respuesta. ¿Ves? Son hiperrápidos, ya te han contestado. Sólo los Reyes Mágicos pueden hacerlo así de rápido.
- ¡Genial!
- Oye, aquí entre tú y yo, Wálfred, y sin acritud, ¿no crees que eres demasiado materialista?
- ¿Materialista? ¿Yo? No sé por qué lo dices.
- Bueno, digamos que todo lo que has pedido es material, son cosas para ti y sólo para ti.
- ¡Claro! No voy a pedir para ti.
- No, hombre. Me refiero a que al menos podías desear que hubiera paz en el mundo, que no hubiera hambre en el mundo, que se acabasen las guerras.
- Mira Jólfred, y sin acritud ninguna, eres mu tonto. Los Reyes Mágicos hacen magia no milagros. Este mundo está condenado, no tiene salvación hasta que los humanos desaparezcan de la faz de la tierra. Yo al menos cada día pongo un poco de mi parte para que este vertedero que llamamos tierra sea algo menos vomitivo.
- Ya... Entiendo. Lo que quieres decir es que no hay que pedir puntualmente esas cosas sino que hay que poner de nuestra parte para que ciertas cosas ocurran, ¿no?
- ¡Exacto!
- ¡Demonios! Pues tienes razón. Mi propósito para este nuevo año es ser un poco mejor persona.
- Yo espero que me traigan todo lo que he pedido.
- Yo también lo espero.

3 comentarios:

Klaus dijo...

Lo mejor es juntar los propósitos de año nuevo con los regalos de reyes. Así yo me pido para reyes ser feliz...lo que tiene es que para eso uno debe poner de su parte, no basta con pedirlo. En fin, felices fiestas y próspera vuelta al curro.

P.D.(Dile a Walfred que majestades es con j)

Alberto dijo...

A día siete espero que los zapatos estuviesen llenos de los regalos que esperabas. Yo he pasado desde que tengo a mi sobrinito, de recibir regalos a hacer de rey mago y es algo precioso, por mucho algunos acusen de materialistas a estas fiestas.

Un saludo desde Madrid de nuevo.

Oso dijo...

Klaus: pues nada, que consigas tu propósito de ser feliz. A propósito dice Wálfred que "wops". Lo curioso es que más arriba lo dijo bien...

Alberto: no me puedo quejar. Los zapatos no estaban llenos de regalos porque uso zapatillas, jeje. En cualquier caso, es muy bonito regalar a la gente y más bonito cuando aciertas con el regalo.

Un abrazo fuerte y gracias por vuestro tiempo.