lunes, octubre 01, 2007

Tres ciudades extremeñas

Este fin de semana nos hemos cogido el macuto, las ganas de viajar y las ganas de estar el uno con el otro y el otro con el uno y nos fuimos a conocer Cáceres.

Cáceres es de esas pequeñas desconocidas que no deberían serlo ya que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la conservación de su arquitectura medieval y renacentista. Dentro del recinto monumental uno se siente como teletransportado al siglo XV paseando por suelos completamente empedrados (símbolo, según nos dijeron en Granada, de riqueza). Además puesto que se encuentra elevada sobre el resto del terreno circundante permite admirar los paisajes extremeños que escondido tienen su encanto, pero como, y quien diga lo contrario tendrá que vérselas conmigo, la meseta vallisoletana, lo tiene. Los fines de semana la iluminación de la zona monumental es especial y pasear tranquilamente y perderse, a poder ser en buena compañía, es cien por cien recomendable.

Sobre su Museo Arqueológico seguro que Yayo Salva puede decir mucho más y mucho mejor que yo.

Si esto que he dicho no les ha convencido quizá lo haga el saber que Cáceres les permite volverse transparentes y multiplicarse
(no hay retoque, 100% real, lo juro por Wálfred y Jólfred, sólo una cámara y poderes sobrenaturales).

Llama la atención la gran cantidad de nidos de cigüeñas que hay en las alturas y más me llama la atención que no sacara ninguna foto de ninguno. Aún me estoy preguntando por qué.

No podía faltar una visita a Trujillo. A unos 46 kilómetros de Cáceres no tiene mucho que envidiarle monumentalmente hablando y mucho menos en cuanto a paisajes se refiere. Cuenta con un castillo, antiguo alcázar árabe, y una cantidad ingente de palacios e iglesias. Ciudad que vio nacer a Pizarro que con orgullo luce una enorme estatua de éste a caballo. Cuenta la leyenda, aquí entre ustedes y yo, que la estatua no es en honor a Pizarro sino al caballo que murió de un espuelazo del explorador, pero sobre esto los historiadores no quieren opinar.

La última escala antes de volver a casa fue Plasencia a orillas del río Jerte. Es una de esas pequeñas ciudades con una gran historia. Una curiosidad: en Plasencia los semáforos hay que pasarlos haciendo el Chiquito de la Calzada.

Ya de camino a casa, el GPS nos deleitó con una carretera nacional de pronunciadas curvas y estrechas cunetas. También nos agasajó el amigo GPS con una corta pero intensa excursión por un precioso barrizal donde el cutis del coche pudo gozar de un suave y relajante. El resto lo puso la naturaleza: lluvia a raudales.

¿Qué más puedo decir? Sólo lo que las fotos puedan expresar.




¡Ah! Una última cosa: las migas extremeñas deberían ser declaradas patrimonio de la humanidad también.

8 comentarios:

uno que estuvo en trujillo dijo...

Hola!!!

Que cómodo es esto de utilizar algunos servicios que ofrece el señor google. Me refiero a Picasa y a Gmail. No es por hacerles publicidad pero la verdad es que te facilitan la vida. Hoy mismo he recibido un correo indicando nueva actividad del Sr. Oso con unas cuantas fotos que inmediatamente he procedido a ver....

Ya he visto que has aprendido alguno de los trucos que te comenté (transparentes y repetidos) y también he visto que te has empeñado en hacerme sombra con las fotos nocturnas (la mayoría geniales) y gastronómicas (que pinta las migas!!!).

Menos mal que en lo de los paisajes este fin de semana creo que te gano...Mientras tu andabas con "ella" por Extremadura, el menda se fue de excursión con los Reina & Co. a la Pedri. Pena que no nos hiciera mejor tiempo pero aún así me ha salido alguna foto curiosa.

Seguiremos aprendiendo si seguimos viniendo a barrer...o mejor dicho, a ver como barres jejeje

Saludos

Oso dijo...

uno que estuvo en trujillo: yo ya he visto tus nuevas fotos y tus comentarios a las mías. La tecnología de la información al servicio de la fotografía, en este caso. Si te soy sincero no me terminan de gustar las fotos que he sacado en este viaje pero esto entre tú y yo sin que nadie se entere. A ver si el próximo viaje es más fructífero.

Un abrazo y gracias por tu tiempo.

elenacases dijo...

Unos por Trujillo, otros por la Pedri... menos mal que yo salí con la bici de cas-Alcobendas-casa, y el domingo por la mañana "correteé" por la Casa de Campo durante hora y cuarto que sino diría que me estoy apoltronando, jeje.
Suerte que hacéis viajecitos. A ver si saco tiempo (otra vez, je,je) para salir de viajecito.
Besos. Os leo

Alberto dijo...

He vueltoooooooooooo, al fin tengo internet de nuevo. Gracias por las fotos nene, son muy chulas. Gracias a ellas me animé a ir a Granada, al Escorial y ahora por lo visto tendremos que hacer una visita los del master a Cáceres, jijijiji, eres nuestra guia de viajes.

Un saludo desde Madrid.

P.D: Oyeeeee, que bien sienta volver por acá después de tanto tiempo ;)

Oso dijo...

elenacases: oye, niña, Casa-Alcobenda-Casa son por lo menos 70 kilómetros que ya es un buen paseito. El Mota, los Srs. Reina & Cía me han dado mucha envidia. Llevo tiempo queriendo conocer la sierra madridleña. Tengo la sensación de que la cámara puede ser un buen aliado allí.

Alberto: bienvenido de nuevo. Permíteme una pregunta: ¿mis fotos te animaron a ir a El Escorial? Un detalle, yo no tengo fotos de El Escorial, jajaja. En cualquier caso, Cáceres es un buen destino para pasar un fin de semana relajadito más se puede hacer pequeña la ciudad.

Besos y gracias por vuestro tiempo.

Yayo Salva dijo...

¡Ah, Trujillo! ¡Esas comidas pantagruélicas en la Casa de la Troya! Estupendo viaje y buenas fotos, vengan de donde vengan.
Saludos.

Alberto dijo...

Tienes toda la razón en cuanto a que no sé de dónde narices he sacado lo de El Escorial.... el caso es que mis compis y yo si fuimos... debe ser la edad.... falta tan poco para cumplir los taitantos... en fin... para lo que hemos quedado...

Un alzehimeritico saludo desde Villatorrijos de Abajo.

Oso dijo...

Yayo Salva: nosotros comimos en una pequeño restaurante en la Plaza Mayor. Todo estaba, como me gusta decir a mí, de vicio.

Alberto: no te preocupes, hombre. Sí tengo pendiente ir a El Escorial a verlo ya que me han dicho que es precioso.

Saludos y gracias por vuestro tiempo.