domingo, febrero 04, 2007

Un domingo cualquiera

Como muchos domingos hoy me he ido a patinar al Parque del Buen Retiro y comparto con vosotros cosas que se pueden ver un domingo cualquiera.

La gente se lleva al Retiro las cosas más insospechadas. Por ejemplo, esta mañana un tipo, que iba corriendo por el paseo de coches con la lámpara del salón.


También se pueden ver a niños montando en monopatines (nunca mejor dicho lo de mono) con sólo dos ruedas en lugar de cuatro. También he de decir que eran como una plaga. En cosa de dos minutos el lugar donde estaba patinando estaba rodeado por los niños, los padres y los que parecían ser los hermanos mayores de todos ellos. Perros por aquí, niños por allá y un tipo que ha estado a dos milímetros de pisarme la mochila y de que, en consecuencia, le arrancara la pierna de cuajo.


Hoy, casualmente, se podía ver a cierta cantidad de madrileños disfrazados como de peregrinos pero en el Retiro. Recuerdo que el año pasado por estas fechas estaban también y al parecer, por lo que pude hablar con uno de ellos, estaban celebrando el santo de la iglesia que hay allí en el Retiro (me gustaría deciros el nombre del santo y la iglesia pero desgraciadamente no lo he encontrado).


En el tren (ya se sabe que me paso bastante tiempo en este transporte público) se puede observar como la gente hace caso omiso de las reglas y prohibiciones (ahora me doy cuenta de que podía haber fotografiado el cartelito de prohibido pisar los asientos). La educación brilla por su ausencia.


Por último, de vuelta a casa, se puede observar el amasijo de cables que hay al salir de la estación de Atocha en dirección a Mendez Álvaro.


También se me puede encontrar a mí tirado en el suelo.


Lamentablemente hoy también me he encontrado con la gripe, porque al llegar a casa estaba como para meterme en la cama. Pero ya estoy mejor, ya no deliro ni nada.

Pues sí cosas como estas veo siempre que voy a patinar.

5 comentarios:

Viriz dijo...

No me canso de leerte, hasta lo cotidiano es simplemente ameno, las personas smos raras a donde quier que vayamos, yo ni me aflijo soy rara y lo amo, los demas aparentan ser normales. Yo no tengo fotos pero quiza tome alguna, siempre que salgo a correr el fin de semana llevo un patito de hule q me regalaron hace mucho tiempo haciendo justamente eso, correr. Por q lo llevo, no lo se, pero m siento mejor

Un saludo

Ali dijo...

Creo que las entradas que más me gustan son las que hablan de cosas puramente cotidianas :-)

Vaya fauna tenemos en Madrid, ¿verdad?

Oso dijo...

Viriz: yo también me considero raro y orgulloso de serlo. Ser raro es algo que nos hace especiales.

Ali: siempre que puedo escribo sobre cosas cotidianas aunque mi vida no es tan interesante como para poder hablar siempre de cosas cotidianas... A veces tengo que tirar de imaginación e inventar, jeje.

Besos y gracias por vuestro tiempo.

:::X@Vy_Thê_M@N::: dijo...

dichoso tu que saliste el domingo, mi maxima divercion fue ser bligodo a ir a comer a un restaurante chafa con mis papas...
QUIERO QUE SE ME ENCUENTRE TIRADO EN EL PISOOOO¡¡¡

:::X@Vy_Thê_M@N::: dijo...

era "obligado" pero mi tablero no me quiere ¬¬