domingo, enero 07, 2007

Los Reyes Magos

Sí, ya lo sé, a las horas que escribo estas palabras ya son es días 7 de enero pero la noche de Reyes la pasé con mi pasión en Alcalá de Henares y es ahora cuando puedo pasarme por el rincón a darle la barridita de rigor.

El caso es que como el niño que soy yo también le escribo la carta a sus Majestades de Oriente cada año. Otros años la carta era un poco más egoísta ya que les pedía cosas para mí, tanto materiales como intangibles, más de las segundas que de las primeras. Quizá no me traían todo lo que pedía, sobre todo en cuanto a las intangibles se refiere, pero eso me daba ilusión para conseguirlas por mí mismo. Lo cierto es que el año pasado trabajaron de una forma extraña ya que los Reyes me trajeron un regalo el día 19 de febrero.

A lo que voy, que este año también he escrito mi carta a Baltasar. A él porque es el rey que se me asignó en la familia. Les dejo la carta:
Estimado amigo Baltasar,

Como supongo ya sabrás, este año me he portado mejor que nunca, al menos así es en mi opinión. Si nos paramos a detallar he sido buena persona con los desconocidos, he ayudado en la medida de mis posibilidades a los menos afortunados, he sido buena persona con los conocidos, he dado sin esperar nada a cambio, he aprobado la carrera, he conseguido un trabajo, en resumen, todo un niño bueno.

Cuando yo era pequeño mis padres me dijeron que si yo me portaba bien, los Reyes Magos, que lo veis todo, me traeríais todo lo que pidiese. Pues bien a continuación te pongo la lista de cosas que me gustaría que me trajeras este año:
  • Paz en el mundo.
  • Que desaparezca el hambre.
  • Que no haya guerras.
Mis padres me enseñaron a que no debía pedir muchas cosas porque quien mucho abarca poco aprieta, así que eso es todo pro este año.

Reciba un cordial saludo,

Oso.
Cuando me he despertado esta mañana he puesto la televisión para ver las noticias y me he dado cuenta de que mis deseos no se habían cumplido, sin embargo, cuando he llegado a casa, en los zapatos que había dejado para recibir los regalos, tenía un sobre lacrado. Con el ansia del niño que desenvuelve un regalo el día de Reyes he abierto el sobre y he sacado la hoja que había en su interior. Con letra manuscrita y caligrafía un tanto especial la carta rezaba:
Estimado amigo Oso,

Mientras en el mundo exista el hombre no podré cumplir tus deseos.

Atentamente,

Baltasar.

1 comentario:

Ali dijo...

Esas palabras que te ha dejado escritas Baltasar las he pensado yo también hace tiempo. La verdad es que muchas veces he pensado que el ser humano debería extinguirse con nuestra generación y dejar al mundo en paz. Un poco catastrofista, lo sé. El ser humano es capaz de lo mejor, pero también es capaz de lo peor. Y nos creemos seres racionales... Válgame.