lunes, diciembre 11, 2006

Ya es Navidad...

A mediados de noviembre en Madrid empezaron a colocar el alumbrado de Navidad. Cuando yo era niño (mentalmente me sigo considerando un niño pero de 23 años) la Navidad empezaba cuando acababan las clases del colegio, allá por el día 22 de diciembre, con el sorteo de la lotería y el soniquete de ninoninenaninenenaaaa de los niños de San Ildefonso. Ahora la Navidad empieza cuando El Corte Inglés de Preciados empieza a poner el alumbrado de la fachada.

No, no voy a hablar del consumismo navideño, del que cada vez intento formar menos parte, sino de un sentimiento que, desde el respeto, me parece absurdo. Se repite hasta la saciedad que son fechas para estar felices, para pensar en los demás, para compartir, para pasar tiempo con la familia... Son fechas en las que los de WWF y Ayuda en acción se amontonan en la calle del Carmen solicitando solidaridad. Muy bien pero, ¿por qué solo en Navidad?

Si todos hiciéramos todo eso que se supone que es típico de las fechas navideñas durante los 365 días del año el mundo sería mucho mejor. ¿Infantil? Sí. ¿Surrealista? Por supuesto. ¿Utópico? También, pero a peor creo que ya no podemos ir.

2 comentarios:

Alberto dijo...

Mis sentimientos hacia la navidad van desde el odio más atroz hasta el amor más irracional. Me encantan las fiestas navideñas, y a la vez no soporto tanta falsedad a mi alrrededor.

En fin, será que mi caracter de abuelo uraño está cada vez más acentuado.

Un saludo desde Madrid

Tati dijo...

Estoy de acuerdo totalmente con Oso y con Alberto. Yo paso tanto de la Navidad que he pedido trabajar todos los festivos habidos y por haber... A cambio recibo algo muchisimo más importante para mí: 4 diítas libres para poder viajar a ver a mi familia. Celebraremos una comida pero el día 27 de diciembre, por llevar la contraria. Este año, además será especial: seremos uno más en la mesa compartiendo vivencias y seguro muchas risas.
Pronto nos vemos, osito.
Por cierto, y siguiendo en la linea de tu post: viendo que a ti lo del consumismo no te va, he llamado al concesionario para que pongan a la venta de nuevo, el coche que te íbamos a regalar... Besos