miércoles, diciembre 06, 2006

Agradecimientos PFC

Ahora que ya he entregado y defendido el Proyecto de Fin de Carrera comparto una de las secciones que creo no debe faltar en ningún libro o documento que se publique: los agradecimientos. Considero que la redacción se puede mejorar, sin embargo, lo escribí el día antes de tener que entregar la memoria a los miembros del tribunal a las 4.30 de la madrugada y el cerebro estaba ya espeso. Considero que después de las horas y demás circunstancias es un texto digno de ser mencionado.

Agradecimientos

A veces me salgo del cuerpo y me veo desde fuera. ¿Qué veo? Una pieza más de este caos que camina en una dirección, rodeado de más piezas que forman un mecanismo que me han acompañado hasta escribir estas líneas.

En el plano personal, no puedo dejar de agradecer a mis padres, Manuel y Emilia, todo lo que han hecho para que pueda llegar hasta este punto, cuantas veces se lo agradezca tantas se quedarán cortas. Mis hermanos, Patricia y José Manuel, en la distancia, también han aportado su granito de arena.

Desde hace unos meses una pieza del engranaje ha sabido encajar de una forma especial con la pieza que soy. A María le agradezco estar ahí porque gracias a ella las largas horas de trabajo se hacen menos pesadas sabiendo que al final del día se encuentra ella.

Sirviendo de puente entre el plano personal y el profesional, debo mencionar a mis compañeros de carrera, esas pequeñas piezas que rellenan los huecos vacíos entre pieza y pieza.

Gracias a Carlos, tutor del proyecto, por la confianza depositada en mí para la realización del presente proyecto. También agradecerle todo lo que he aprendido en los últimos meses. También agradecerle el estupendo trato recibido tanto en el ámbito de la universidad como fuera. Por último, a Alberto Cortés, agradecerle las horas de atención dedicadas y toda la ayuda prestada.

También, por qué no, agradecer a todas aquellas personas del pasado que han puesto de su parte para que yo pueda llegar hasta este punto.

El mundo es demasiado pequeño para caminar solo. Encajar en el caos es difícil y estar rodeados de buenas piezas hace que todo a nuestro alrededor gire bien. A día de hoy puedo decir que, como pequeña pieza formando parte del caos global, giro a la perfección.

1 comentario:

Tati dijo...

Realmente emotivo y original. Y por alusiones contesto, gracias a ti por hacerme colateralmente partícipe de tu éxito. Yo sé que en el ámbito de la informática no te he aportado mucho a este proyecto(de hecho soy un desastre), pero he intentado estar ahí siempre apoyándote y escuchándote, que eso, creo que se me da bien, y ahora todo ese tiempo empleado en ti, tiene su recompensa viéndote feliz y espectante ante esa nueva etapa de tu vida que comienza. Bueno y lo vamos a dejar porque se me empiezan a empañar las pupilas, ya sabes, soy muy sentimental...
No creo que haga falta que te diga que me tendrás siempre para lo que necesites. Te quiero, hermanito.