martes, octubre 10, 2006

De vuelta de París

Bueno después de cinco duros días de muchas horas de pie y muchas horas andando ya estoy de vuelta en Madrid. El viaje ha sido duro pero ha merecido la pena. Como ya conté el motivo principal de mi viaje fue la asistencia a un simposio europeo de informática en el que presentábamos un tema relacionado con mi proyecto de fin de carrera.

En el simposio se pudieron ver grandes proyectos sobre transiciones entre redes, domótica, ingeniería del software y muchos más. A parte de las distintas soluciones tomadas por el grupo de desarrollo Easy Wireless (al que pertenece mi proyecto), cada una con su atractivo, lo que más me gustó fue poder tener entre mis manos un periódico digital. El aparatito, valorado en nada más y nada menos que 500€, permite la descarga de un periódico y la navegación del mismo a través de su pantalla táctil. El uso de t
inta electrónica, basada en cargas electromagnéticas, junto con una pantalla no retroiluminada hacen de la pantalla una imitación perfecta del papel original.

El catering bastante selecto aunque, como ya comenté, bastante escaso. ¡Ah! Si van a París a algún tipo de reunión de este estilo y son adictos a la cafeína intenten ir cafeinados de casa, jeje.

En cuanto a París como ciudad, pues sólo puedo decirles que le echen un vistazo al album que he creado en mi pequeño espacio online y vean de lo que puede dar de si la ciudad de las luces.

Con respecto al famoso Museo del Louvre tengo que decir varias cosas. Admiro las dimensiones que tiene el museo y admiro la cantidad de bellezas que alberga en su interior, pero hay tanta obra junta que llega a saturar. Te puedes encontrar con cuadros unos encima de otros, hasta tres llegué a ver. Cosas a destacar: La Venus de Milo, El Código de Hammurabi, Cupido y Psique y, como no, la admiradísima Mona Lisa. ¿Su secreto? El secreto de la sonrisa de La Gioconda es que hay que verla para descubrirlo. No dejen de visitar el Louvre en caso de tener ocasión. También recomiendo una visita al Museo D'Orsai a nada más unos metros del grandioso Louvre, que, aunque no tan amplio y numeroso, cuenta con una colección de cuadros de Van Gogh estupenda.

Habrá quien se esté preguntando si no hay cosas curiosas que contar sobre París. Las hay y además también hay fotos curiosas, pero esta es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

2 comentarios:

Alberto dijo...

Sólo puedo decir una cosa: vean el albúm del niño de París, no se si las cámaras digitales ayudan a sacar buenas fotos, pero sin duda aunque sea así, las fotografías son muy chulas, seguro que les gustan, sobre todo porque si a París se le llama la ciudad de las luces, las fotos tienen un color y una iluminación impresionantes.

Y no es peloteo, que aunque soy proclive a ello cuando se trata de amigos, esta vez creo que soy objetivo.
Un saludo desde, temporalmente, Madrid.

Rocío dijo...

Vaya, ya ha bajao el verinés? jeje...

Preciosas las fotos, sí señor... y diste con una de mis obras favoritas... la de cupido y psique... :) Me alegra que te gustara el museo (algo apelotonado, si... debería haber muchos, muchísimos más, jeje)

Y lo del periódico digital, menudo peaso cacharrito chiquillo! Pinta genial :)

Un saludo!