sábado, septiembre 02, 2006

Bonito paisaje

¡Vaya paisaje! No me canso de observarlo. Este paisaje se caracteriza por una mezcla rítimica de elementos que nunca encontrarán en la realidad puesto que sólo existen a través de mis ojos. Intentaré, con mis palabras, guiarles por este fantástico paisaje.

Al fondo se pueden divisar dos montañas que se elevan para dejar en medio un gran valle oscuro y profundo. En cada una de las montañas nace un río largo que casi se pierde a lo lejos. Cada río se extiende dibujando sinuosas curvas para acabar en cinco pequeños afluentes.

Hacia mí, desde las montañas, se extiende una pequeña llanura que continúa con un gran repecho. A cada lado del repecho se alzan dos grandísimos árboles que terminan allá en lo alto en cinco ramas señalando al cielo.

Ya casi pegado a mí, y rematando el repecho, se puede disfrutar de un frondoso bosque de árboles rizados que esconden dos grandes setas. Frente a las setas hay dos cuevas separadas por un montículo que termina en una profunda grieta que esboza una sonrisa.

Y allí está ella, acurrucada entre las olas del viento cual gusano de seda.

2 comentarios:

Alberto dijo...

¡¡¡Qué poético!!!!! me ha gustado. Y lo mejor de ese fantástico lugar es que puedes compartirlo con quien quieras y nadie más. ;) dicen que la envidia es un pecado y nunca me he caracterizado por ser envidioso, pero aunque sea en la imaginación, que envidia que tengas un lugar así para disfrutar con él.

Saludos desde Verín.

Solvvinge dijo...

Precioso paisaje. ¿Ya sabe "ella" que la ves rodeada de esa maravilla?
Afortunado gusano de seda ;)

Se terminaron mis vacaciones. Nos leemos. Un beso.

Sol