viernes, julio 28, 2006

El Rincón Barrido cierra

... por vacaciones. Tranquilos, son pocos días, no me voy a ir todo el mes de agosto. Probablemente esté de vuelta sobre el 6 de agosto mostrándoos las fotos de mi viaje a Santander que, aunque no es como cuando fui a Praga y a Viena, tiene su encanto. Además la compañía no podría ser mejor.

El verano pasado no tuve vacaciones, voluntariamente, porque estuve trabajando todo el verano. Este año la cosa cambia. A ver cómo reacciona mi cuerpo, lo mismo me entra
ortigaria de estar tanto tiempo parado.

¿Seré capaz de estarme casi diez días sin tocar un ordenador? Sólo esta pregunta me hace pensar que ¿empiezo? a ser tecnoadicto. Bueno si tengo el mono siempre puedo teclear en el móvil, jeje. Creo que me merezco un descansito.

Espero que los afortunados que tengan vacaciones las disfruten al máximo y consigan desconectar de la rutina. A aquellos que se quedan trabajando mis ánimos para seguir adelante, que piensen que mientras el resto del país está haciendo el hongo en alguna playa rojos como tomates, ellos estarán permitiendo que este país siga adelante.

Hasta pronto.

martes, julio 25, 2006

Homenaje al salero

Después de hablar de abrebotellas, me entraron ganas de recordar aquel homenaje que le hicimos al salero en aquellas sobremesas de las que el año pasado disfrutábamos en el comedor de la universidad. Y no, no estoy hablando del salero referido al arte que tienen algunos al bailar, no, estoy hablando del recipiente que suele albergar sal y que a veces es tan gracioso rellenar con azucar y ver cómo reacciona la gente (me lo contó un amigo sobre un amigo suyo, yo nunca lo he hecho...).

Ahí va:

El salero en la servilleta.

El salero en la servilleta adorado.

El salero en la servilleta con picos.

Cinco saleros.

Cinco saleros en la servilleta.

Dancin' salero.

La torre del salero.

No espero que nadie entienda estas fotos.

jueves, julio 20, 2006

El abrebotellas que quería ser tijera

Esta historia que les voy a contar a continuación se podría estar desarrollando ahora mismo en su cocina. No, no se preocupen no les voy a contar cómo se hace guiso de garbanzos o el secreto para sacarles el jugo a las fresas, eso quizá en otro momento. Tampoco les voy a contar una historia sobre la vida de una mujer en la cocina; sobre eso ya se ha hablado y no tengo más que añadir. La historia que les voy a contar a continuación trata sobre un abrebotellas que quería ser tijera.

Este abrebotellas, conocido como abridor entre los cajones de la cocina, había recorrido muchas cocinas desde que salió de aquella tienda de menaje de aquella calle que se cruzaba con la otra. Cocinas con encimeras de marmol, con encimeras de contrachapado, cocinas con infinidad de cajones donde era facilísimo perderse, concinas con apenas dos cajones donde se tenía apretujar junto con coladores, batidores, espumaderas y demás cachibaches. Le encantaba meterse en las rendijas que quedaban entre los organizadores de plástico y los cajones cuando alguien venía en su busca, Se lo pasaba pipa viendo como la mano removía el resto de metales en busca de él, aunque siempre terminaban por encontrarle obligándole a deschapar las botellas.

Sí, era un buen abridor y hacía su trabajo a la perfección, pero contaba que él había nacido para ser tijera. Decía:
- Son tan geniales que siendo un sólo utensilio... -hacía una pequeña pausa y seguía- ¡¡¡Las llaman en plural!!! ¡¡¡Tijeras!!!

Todos en los cajones pensaban que el abridor estaba totalmente loco de tanto abrir botellas y quizá algo de razón tenían. La tijera se sonrojaba cuando todos la miraban mientras el abridor contaba sus historias sobre quitar escamas, cortar carne o abrir paquetes de salchichas. Las cucharillas se burlaban de él al son de canciones pegadizas y con rimas casi imposibles.

El tiempo fue pasando y muchos utensilios fueron desapareciendo: cucharas de palo partidas, cucharillas de café dobladas, lenguetas fritas y, lo que más dolió al abridor, las tijeras en dos cachos. El tornillo que unía las cuchillas había llegado a su fin y no tenía arreglo. Fueron directas a la basura. Durante un tiempo los cajones no eran lo mismo. Una temporada un cuchillo de sierra hizo las veces de tijera, pero sólo durante un tiempo, ya que llegaron unas tijeras nuevas. El abridor hizo varios intentos de acercamiento a las nuevas tijeras pero no eran muy sociables.

Hoy los cajones se acuerdan de cuando el abridor todavía estaba entre ellos y les contaba que quería ser tijera y cortar papel film para envolver tupperwares con comidas de lo más variopinto. Las botellas ahora las abre uno de esos sacacorchos de plástico que incorporan un abridor de botellas. A parte de no tener estilo, no tiene aspiraciones, quiere ser sacacorchos toda su vida.
Dedicado a todos los abridores.

Nota del autor: el texto no pretende ser una metáfora de lo que es la vida, los utensilios no simbolizan las personas del mundo real, son sólo eso, utensilios de cocina y la historia tan simple como un abridor que quería ser tijera. No se han mantenido los nombres originales porque los utensilios querían mantenerse en el bicarbonato.

lunes, julio 17, 2006

Fotos curiosas III

Pues sí después de un tiempo sin pasar por el rincón vengo para darle una barrida y a compartir tres fotos de esas que me gustan a mí tanto (véase el tipo de foto en entregas anteriores I y II).

Se perdona que un anuncio de alquiler escrito en una pared a mano tenga alguna falta de ortografía, pero a la Comunidad de Madrid no se le perdona este cartel:


Y habrá quien esté pensando: "pues sí he visto el cartel pero qué tiene de malo?". A lo que yo respondo: Recuerdan aquellas letras más grandes que las demás, no hombre no me refiero a Comic Sans de 12 pto, me refiero a las mayúsculas. Sí, amigos, esas letras que se ponen a principio de frase y después de punto y esclamación e interrogación. Pues aquí deslumbran por su ausencia.

El siguiente cartel también tiene un despliegue bastante grande a juzgar por la cantidad de ellos que hay y por la situación de los mismo (no debe ser barato plantar un cartel en los postes retroiluminados).


A puzle de este cartel el faltan algunas piezas, al menos una Z más no estaría de más para que el puzzle fuese más completo.

Por último, volvemos a los carteles de la gente de a pie que por un despiste se comen o añaden letras.


En esta tienda de lámparas se necesita vendedor o vendedorra. Escribiendo estas palabras me entró la curiosidad de si curriculum llevaría o no tilde en la i. Les dejo unos enlaces para que saquen sus propias conclusiones: currículo y currículum vítae.

Llámenme tiquismiquis si quieren pero ¡¡¡ai ke escrivir vien conio!!!

Fe de erratas: según la rae la palabra correcta para puzzle es puzle (con una z). Asumo mi error. Ahora bien (siempre hay un pero para los inconformistas como yo) si lo que pretendían era usar una palabra en español deberían haber usado rompecabezas. ¿Qué será lo próximo? ¿Sangüich? ¿Parquin?

jueves, julio 06, 2006

Un bárbaro gañido

Escuchando una canción que decía algo como "yo quiero gritar que soy muy feliz" se me ha venido a la cabeza un fragmento de la película "Dead Poets Society" ("El club de los poetas muertos") del inigualable Robin Williams. El fragmento en concreto es el siguiente:
Keating
"I sound my barbaric yawp over the rooftops of the world." W. W. Uncle Walt again. Now, for those of you who don't know, a yawp is a loud cry or yell. Now, Todd, I would like you to give us a demonstration of a barbaric "yawp". Come on. You can't yawp sitting down. Let's go. Come on. Up.
Que viene siendo:
Keating
"Hago sonar mi bárbaro
yawp sobre los tejados del mundo" W. W. El tío Walt de nuevo. Ahora para aquellos de ustedes que no lo sepan, un yawp es un grito o alarido fuertes. Ahora, Todd, me gustaría que nos nos hicieras una demostración de una bárbaro yawp. Venga, no puedes yawp sentado. Vamos, venga. En pie.
La traducción es mía, para la película está bien traducir yawp como gañido pero a mi personalmente me gusta más la palabra original ya que un gañido suena: ¡¡¡yaaaaaaaaaaawp!!!

Me preguntaba qué os hace soltar un bárbaro
yawp en la vida. A mi, por ejemplo, sin razón alguna, estando sentado delante del ordenador me encantaría sacar la cabeza por la ventana y soltar un bárbaro yawp. Con razón, la hipocresía, las mentes cerradas, la mentira mal usada, ver como alguien desperdicia su tiempo...

Mi bárbaro gañido: ¡¡¡YAAAAAAAAAAAWP!!!

El guión completo de la película aquí. Aquellos que sepan apreciar la poesía les recomiendo la lectura de esa parte de la película hasta el final, en inglés mejor que en español, basta con que busquen en la página la palabra "yawp" en la página.

martes, julio 04, 2006

El día que perdí el metro

Aquella mañana me dirigía a coger el metro en Plaza Espanya. Todo estaba yendo mal, las cosas en casa no mejoraban, las cosas con Dina no iban bien, esa semana se me acababa el contrato y no tenían intención de renovárrmelo. Todo se estaba yendo a la mierda.

Entro en la boca de metro y empiezo a notar el calor típico del subterráneo y el bullicio de las aglomeraciones de la gente esperando la llegada del tren. Bajo las escaleras y veo que hay gente subiendo. ¡Mierda! He perdido el metro. Ahora me tocará esperar en el anden un largo rato pasando calor para que el metro que llegue esté lleno de gente. Definitivamente hoy no es mi día.

Espero en el andén pero el tren tarda, más de lo normal, en llegar. Empieza a haber ya demasiada gente en el andén y no parece que el convoy tenga intenciones de aparecer. La gente ya empieza a ponerse nerviosa y a maldecir a todo lo que se les pasa por la cabeza. Seguro que algo ha pasado, alguna avería, siempre pasa lo mismo. Esto es una mierda.

El tiempo pasa y el tren no llega.

De repente se oye por megafonía una voz metálica que anuncia la suspensión del servicio en toda la línea 1 por el descarrilamiento de un tren a la entrada de la estación de Jesús. La siguiente a Plaza Espanya. Noto que mis piernas se debilitan y que la cabeza se me va. Me desmayo.

Al despertar me encuentro rodeado de tres o cuatro personas que me abanican y las oigo hablar: "una lipotimia, es que hace mucho calor aquí", "es que había ya demasiada gente", "dicen que hay muertos y todo". ¿Muertos?

Después de recuperarme y, puesto que el andén está ya casi desalojado por los servicios de seguridad, salgo de ese infierno y me dirijo a la parada del autobús. Me enchufo los auriculares para saber qué dice la radio del incidente.

Al principio no se sabe si hay heridos. Esa duda desaparece para convertirse en qué cantidad de heridos hay y si habrá alguna víctima mortal. Las hay, a media tarde se habla de veinte muertos que con el transcurso del día aumentan hasta treinta y cuatro. Hoy son ya cuarenta y una las personas fallecidas a causa del accidente.

Todo ese malestar que sufría ayer ha desaparecido porque de haber tardado treinta segundos menos en llegar al metro quizá fueran cuarenta y dos los fallecidos o cuarenta y ocho los heridos. Hoy todo lo veo más claro, al menos sigo vivo.

No está basado en hechos reales sólo es mi homenaje personal a las vícitmas del accidente en el Metro de Valencia.

domingo, julio 02, 2006

Fotos curiosas II

Pues de camino a la estación de Las Margaritas (en Getafe) me encontré con unas pintadas en la calle, que aunque la forma no la comparto, sí comparto el contenido de las mismas.


Lo prometido es foto

Pues sí, ya estás accesibles las fotos de la fiesta de campeonato.

sábado, julio 01, 2006

Fiesta de campeonato

Y cuando digo fiesta de campeonato no me refiero a botellón en la plaza más cercana bebiendo hasta que el hígado se queda del tamaño de un garbanzo. Me refiero a una Fiesta de Campeonato.

La Universidad Carlos III de Madrid ha apostado este año por el deporte sano y ha organizado unas actividades deportivas de lo más variopintas: Aqua Fútbol, Plastic futbol, Futbolín humano (bautizado por Claudio como: Futbol Inhumano), Gymkana, Batuka y bailes varios. También había taller de malabares donde podías probar a hacer eso que tanto nos gusta ver con pelotitas y palitrocos y demás cachivaches. La cosa no acaba ahí porque había fútbol 3x3, basket 3x3, torneo de tenis, pistas de padel y toda la bebida que pudieras necesitar, sin alcohol claro está.

En comparación con la fiesta que celebraron el año pasado (nocturna con música y botellón en las pistas) este año ha sido algo realmente espectacular. La diversión ha sido reiterada y quitando algún que otro disgustillo (Jorge espero que te recuperes pronto) la fiesta ha sido genial.

Apoyaré fervientemente cualquier otra propuesta que haga la universidad de este estilo. Sí a la diversión sana.

Proximamente fotos del evento...