miércoles, junio 21, 2006

Y van 23...

Como cada año por estas fechas me ha dado por cumplir años y no estoy hablando del año que cumplió el blog hace unos días, hablo de mi persona.

21 de junio de 1983 1:30 de la madrugada, Valladolid, Hospital Clínico, Emilia se pone de parto y tras unos minutos de intenso dolor y hacer fuerza sale una bolita de unos impresionantes cuatro kilos y cien gramos. Sí, señores, David (como el que venció al gran Goliat).

Pero no estoy hoy aquí para aburrirles con la historia de mi vida, que siendo modesto daría para un pequeño libro. Hoy estoy aquí para compartir con todos ustedes ciertas cosas que rondan mi cabeza. Sí amigos, por estas fechas siempre me planteo dónde me encontraré dentro de unos años, dos o tres no muchos más, y me imagino donde puedo haber llegado. También intento recordar en qué pensaba dos años atrás sobre dónde estaría hoy y creanme no acerté, no me veía yo en Madrid siendo casi Ingeniero Informático; mi imaginación no daba para tan poco, jeje.

Lo que quiero compartir con ustedes y ustedas, no digamos luego que hago discriminación, es que se remonten a hace dos años o similar. Yo por mi parte hace dos años me encontraba en la ciudad de Coruña, muy probablemente estudiando para los exámenes del que sería mi último año de Ingeniería Técnica en Informática de Sistemas. A estas horas, son apróximadamente las doce y media, estaría yo en mi habitación casi a ciencia cierta con el móvil entre las manos (creo que por aquel entonces poseía un Nokia 3310) respondiendo el mensaje de alguien con mucho tiempo libre.

¿Qué pensaba? Probablemente estaría algo asustado por acabar la carrera o por casi acabarla porque ese mismo día recibí un mail de un profesor para hacer el proyecto de fin de carrera con él (Joaquín, aunque no creo que lo lea, gracias de nuevo). Me esperaba por aquel entonces el que sería el verano más duro de mi vida pero en el que me demostré que puedo hacer todo aquello que me proponga. ¿Todo un héroe? No, sólo fuerza de voluntad, dedicación y esfuerzo, mucho mucho esfuerzo.

¿Que dónde me veo en dos años? La verdad no lo sé y no me lo planteo.

Su turno.

7 comentarios:

Alberto dijo...

Hace dos años...... me acuerdo perfectamente, jajajjajajaja, maldita memoria. Incluso me acuerdo del oso que te regale, el puto congrisoso de las narices. Y como no acordarme de tu proyecto, jajajajajajaj, dios, tu no lo pasaste bien, pero tampoco yo lo pasaba mejor viendote como te veía, y ese verano, jajajajjaajja, me llamaste de todo menos guapo de lo estresado que estabas, pero eso, como siempre, he dicho, es agua pasada. Que tiempos, jajajajaajajja, buenos y malos, pero que tiempos.
Por entoncés yo ya te pronosticaba que te esperaba algo más grande que Coruña, que tenías que viajar, y no fallé mucho, jajajaj, "primero madrid y luego a comerte el mundo" fué una de las frases que más te dije el último año. Así que, dentro de dos años te veo um.............. más viejo, calvo, gordo, quisquilloso, etc. JAJAJAJAJAJJAJA, es broma, dentro de dos años te veo un poquito más lejos y haciendo algo realmente bueno, fijo, jajajja, y no es por meterte presión, es precisamente por saber como eres que no te vas a conformar con lo que tienes y que buscarás más. Los campeones es lo que tienen, nunca se conforman con la primera meta, siempre buscan una más allá.
Felicidades por tu 23 cumpleaños, disfruta con los tuyos y no te olvides que hay algunos que aunque no estemos tan cerca, seguimos a tu lado, un fuerte abrazo amigo.
Un saludo desde Coruña.

Alzberto dijo...

Dentro de dos años pesarás 53 kg y acabarás pidiendo la eutanasia porque habrás perdido tanto peso en tu afán de estar delgao que tu sistema nervioso habrá dejado de funcionar y serás una patata humana. AMOS HOMBRE, A VER SI DEJAS YA TANTO GIMNASIO Y TANTA HOSTIAAA!!! QUE TE VAS A TRANSPARENTARRRRR

Alberto dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJ, pero mi niño sigue con su neura de anoréxico vigoréxico, jjajajajjaajajaj, hay cosas que no cambian, pero lo que no sabes Alz es lo guapo que se nos ha puesto desde que hace deporte, jajajajajjaja. Me traía a todas las niñas del gym revueltas por él.
Un saludo desde A Coruña

dienekes dijo...

23...uf que mal número. No es par, es primo. Además no rima con nada. Era mejor 22 "los dos patitos"...pero 23..."un patito y un croissant mordisqueado?" Solo quería saludarte y felicitarte por esos 23 años que tienes, ya puedes fumar , beber, y tener relacionaes sexuales, etc etc.

Cuidate mucho y recuerda que por muy mal que te vaya la vida siempre habrá alguien que te odie por patinar asi de bien :D

a.e dijo...

Muchas felicidades!!! hace unos años en esta fecha solo pensarías en los regalos y en cómo celebrarlo... esto de reflexionar el día de tu cumpleaños... nos hacemos mayoresss!!

Y que cumplas muchos más!

Anónimo dijo...

"El viaje más largo empieza con un pequeño paso". Bonita, muy bonita... y dicho de paso realista, muy realista. Si algo he comprendido después de este curso es precisamente eso, aunque gracias a tí le acabo de poner letra a lo que pensaba.
Lo prometido es deuda, y además si lo prometido es deseado, la deuda es más grata a la hora de cumplirla. Así que estoy visitando tu blog después de que el jueves te lo dijera. Soy una chica de camiseta a rayas blancas y negras que sueña ponerle música a sus sueños entre chubbies y pupettos (gracias por la dedicatoria).
He estado leyendo algunas cosillas, no todas, dejo para otro rato los microrrelatos de los que hablas que escribes, pero lo que he visto y me han encantado son las fotos.
Será porque soy de esas personas a las que cuando les gusta algo lo fotografían... algunos lo llaman sensibilidad, así que tu debes tenerla (y mira que cuesta encontrar a personas que hagan estas cosas). Y es que me ha sorprendido ver fotos como las de los azucarillos encima de la cama (yo lo hago con objetos personales) o las del cartel del Mercado de San Miguel o el Estanque del Retiro (que también). Muy bonitas y muy representativas.
No se si serás de esas personas que cuando quieren disfrutar un rato cogen su cámara y en soledad caminan para retratar lo que se lo pida. Si no lo has hecho nunca te lo recomiendo porque a través del objetivo se observa el mundo de otra manera.
Una duda, aunque más que eso es una curiosidad, y no pretendo ser indiscreta: ¿Por qué lo de Oso?
Por cierto, también muy de acuerdo en lo de que lo que exige mucho trabajo es cuestión de esfuerzo, solo eso, ya que la locura es más necesaria para otras cosas.
En fin, pues lo dicho y que encantada de conocerte, aunque después de leer algunas cosas de tu blog estoy aun más encantada. Gracias. Un beso

David dijo...

Gracias, Elena, por dedicar algo de tiempo a pasarte por este mi rinconcito, que ahora también es tuyo.

Me alegro de que te gusten las fotografías (las de los azucarillos son de mi colección de ídems). Te diré que casi siempre llevo en el bolsillo una cámara de fotos y en caso de falta de ésta, siempre tengo el móvil a mano que, aunque no sea gran cosa, vale para capturar un instante determinado.

No es indiscreción ninguna preguntar a qué viene lo de Oso. Viene de hace varios años, no quiero pensar cuántos, cuando mi mejor amigo y yo nos estábamos despiediendo después de pasar un verano estupendo. Después de un entrañable abrazo dijo: "Tío, eres como un oso amoroso". Pues sí, eso es, un Oso Amoroso. Y sí, si me llamas Oso, respondo ;-).

Un beso y gracias por pasar por aquí.