jueves, mayo 04, 2006

Definición del cabrón

Comparto una de las mejores definiciones que he contemplado de los denominados cabrones por Neal Stephenson (un alias para los empeñados en hacer la guerra usado por el autor):
Dejando de lado el asunto de la existencia de Dios para un futuro volumen, nos limitaremos a estipular que de "alguna" forma los organismos autorreplicadores aparecieron en este planeta e inmediatamente intentaron eliminarse los unos a los otros, ya fuese ocupando todo el espacio disponible con copias aproximadas de ellos mismos o por medios más directos que no precisan mayores explicaciones. La mayoría falló, y su legado genético desapareción para siempre del universo, pero algunos encontraron la forma de sobrevivir y propagarse.
Criptonomicón I - Neal Stephenson

3 comentarios:

Duducou dijo...

Este tío ha leído a Dawkins!

Los organismos autorreplicadores de los que habla no son organismos, sino moléculas, simplísimas moléculas con una tendencia a autocopiarse en determinadas circunstancias, igual que otras tienen tendencia a oxidarse. Pura química.

No "intentan" eliminarse unos a otros, ya que no tienen conciencia.
Lo que ocurre es que en el proceso de copia se pueden producir errores. Un alguno de estos errores puede generar una molécula con más capacidad de replicación que el resto.
Como se compone de los mismos elementos, esta molécula se replicará más rápido, y el otro tipo de molécula está condenado a desaparecer. Pura química.

Se seguirán produciendo errores en la copia, que a veces generará moléculas con ciertas propiedades, como tendencia a unirse con otras moléculas, tendencia a crear una película de moléculas a modo de membrana, etc.
Aquellas que obtengan algún tipo de ventaja con respecto al resto de moléculas, se harán más numerosas, y seguirán autorreplicándose y transmitiendo esas nuevas propiedades a sus "hijos".

Esta escalada llega un momento en que se denomina "vida".
Y para el que quiera saber más, le recomiendo "El Gen Egoísta".

Pero qué tiene esto que ver con "cabrón"?

No olvides copiar la de la existencia de Dios!

David dijo...

Me parece estupenda tu disertación sobre el nacimiento de la vida pero me temo que esta vez no has sabido captar el mensaje del autor. Intenta leer entre líneas y no veas en las palabras lo que la palabra en si dice sino lo que el autor ha puesto.
Probablemente haya leido a Dawkins (se lo preguntaré la próxima vez que lo vea), pero creo que en ese fragmento no se refiere a ese gen del que habla "El Gen Egoista".

Dices: "Pero qué tiene esto que ver con "cabrón"?" No sé si habrá relación directa entre lo que tú has contado y lo que intenta expresar el autor en sus líneas, lo que sí está claro es que así describe él el surgimiento de lo que él denomina "un magnífico cabrón" y que es un personaje de la novela.

Con respecto a "El Gen Egoista" te recomiendo que leas otras opinones sobre el libro (¿Por qué no me gusta El Gen Egoísta?) y veas que no es oro todo lo que reluce, en la simplificación siempre se pierde información.
Gracias por estar atento. Saludos.

Alberto dijo...

Y vuelve duducou (con todos los respetos ante tu postura, y el dueño de este blog me conoce y podrá decirte que no intento ser sarcastico ni tomar en broma tus opiniones) con su amigo Dawkins, jajajjjajajajajajaj. Pero dejando de lado un debate sobre las teorías géneticas y evolucionistas cotenidas en "El Gen Egoista", comparto que la gracia de la cita de David está en la definición magnifica que hace de la palabra cabrón el autor de Criptonomicón. Incluso me hace pensar que existen más cabrones por el mundo de lo que en un principio podía parcer.
Un saludo desde A Coruña.